KWS
   
 

La mejora de la características de las plantas progenitoras, transmitidas a la descendencia por medio de cruzamientos, comenzó hace más de 150 años.
La técnica de los cruzamientos es diferente para cada cultivo. A mediados del siglo XIX esta selección se basaba en escoger las semillas más convenientes en función de su aspecto exterior.
Las caracteriísticas hereditarias de los padres son combinadas de nuevo por el cruzamiento sexual dirigido de las plantas escogidas.
De esta forma se obtiene un gran número de genotipos nuevos, de los cuales se escogen los más convenientes en el siguiente proceso de selección.

 

 

 

 

-


 
KWS