KWS
   
 

Enfermedades foliares

* Cornezuelo:

A raíz de una infección con cornezuelo (Claviceps purpurea), durante el período de floración, la flor exuda una sustancia blanca y dulce, de color amarillento llamada melaza. Más tarde el grano se torna de un color violeta oscuro y/o aparecen cuerpos del cornezuelo, que se desarrollan en vez de granos de cereales con un tamaño que oscila entre unos pocos milímetros hasta 6 cm. Condiciones de clima frío y alta humedad favorecen el desarrollo de las esporas, y por tanto de la enfermedad. El hongo puede infectar sólo flores abiertas. Por otro lado, condiciones extremadamente secas y calurosas durante la floración pueden causar una infección dañando el polen. Las plantas en el borde de un campo con viento de cara serán más susceptibles a la infección del cornezuelo de centeno, si carecen de polen en el momento de la floración. El riesgo aumentará si el centeno se cultiva después de centeno sin haber eliminado la posibilidad de plantas voluntarias ya que a través de las poblaciones florecientes desiguales aumenta el riesgo de infección al carecer estas plantas de polen suficiente en el momento de la floración.

Además de la pérdida de rendimiento, un mayor daño es causado por los alcaloides tóxicos en los granos. Un alto porcentaje de impurezas en la cosecha limita la comercialización de alimentos y piensos. Una tasa de infección de 0.1% en el centeno forrajero y el 0,05% en harinero hace imposible comercializar estos productos.

Como medida preventiva, el arado profundo y una cama de semillas bien preparada es recomendable cuando el centeno se cultiva tras centeno. Es, así mismo, altamente recomendable utilizar variedades con una sensibilidad baja a la enfermedad. Un periodo de floración rápido y uniforme se puede lograr con la elección de la variedad adecuada, la dosis correcta de siembra y la profundidad, espaciado y fertilización adecuada. Estos factores acortan el período de una posible infección. No es recomendable aplicar fungicidas durante la floración. Mediante el control de otras especies de hierba en la población de cereales y controlando los bordes de la parcela  antes de la floración de las gramíneas el riesgo de infección puede reducirse. A través de un buen manejo del cultivo y las variedades con una capacidad mayor que emite el polen - POLLENPLUS ® la  infección del cornezuelo de centeno se puede prevenir con eficacia.

 

* Roya:

La roya (Puccinia recondita) es el patógeno foliar más ampliamente distribuido y que aparece regularmente en el centeno con una alta tasa de multiplicación y un alto potencial de daño. Climas cálidos favorecen su aparición. El hongo forma pústulas con un contenido de polvo en las puntas de las hojas, que son pequeñas, redondas y de color marrón o dispuestas en nidos o también dispersadas. Las pústulas pueden estar rodeadas por un anillo luminoso. Como resultado, el área de la hoja se vuelve amarillo y se seca. La roya es capaz de multiplicarse en una amplia gama de la temperatura que empieza en los  2°C. Las condiciones más favorables son aquellas en las que tenemos unas temperaturas nocturnas de 15 ° C y por lo menos 4 horas de humectación foliar seguido de irradiación intensa, el desarrollo de las esporas aumenta. En consecuencia, los días soleados con fases de rocío prolongadas o incluso lluvias durante la noche proporcionan las condiciones ideales para el desarrollo de la enfermedad.

Para prevenir la roya es recomendable utilizar un régimen de fertilización moderada y variedades menos susceptibles. Poblaciones bajas favorecen el desarrollo de la roya de la hoja, proporcionando una mayor luz y distribución del calor. El uso de fungicidas es la mejor herramienta para reducir al mínimo con éxito la roya.

 

* Oídio:

El oídio (Erysiphe graminis) infecta las hojas y conduce a un proceso de asimilación reducida cuando los oídos comienzan a emerger. La infección se ve favorecida por lugares de cultivo con condiciones cálidas y húmedas, variedades susceptibles, siembra muy temprana, una alta densidad de población y fertilización nitrogenada excesiva. El daño aparece primero como pústulas blancas, que luego se convierten en un polvo en las hojas y brotes. El hongo se propaga a través del viento en condiciones favorables del tiempo óptimo (15-20 º C, sin lluvias).

 

*Rynzosporium

El Rynchosporium (Rynchosporium secalis) se produce sobre todo en condiciones de frío y alta humedad. Esto lleva a la pérdida de rendimiento causada principalmente por la reducción del peso específico. El daño se caracteriza por manchas de 1-2 cm de largo, comenzando con un color acuoso gris-verde que se desarrolla hasta un tono blanco-grisáceo.

 

*Fusarium o Tizón

El Tizón (Microdochium nivale) es causado principalmente por la paja o semilla contaminada. Cuando las plantas se infectan, las hojas se llenan con manchas marrones oscuras y toman una forma de tirabuzón. Las plantas se cubren con un micelio blanco sucio, que luego se convierte en rojizo y finalmente sucio-marrón. En invierno, el hongo se disemina por las hifas en la superficie del suelo o en el período de vegetación a través de esporas por la lluvia y el viento. Se produce principalmente en condiciones de  frío y humedad.

Se puede prevenir mediante un arado profundo de los residuos de la cosecha y el control de la gramilla. Otro efecto negativo es una siembra extremadamente temprana o tardía, así como una siembra muy densa y profunda. Además no debe haber ninguna aplicación tardía de herbicidas de post-emergencia en el otoño.

 

 
KWS