KWS
   
 

RIZOMANÍA (BNYVV)

RIZOMANÍA, NUEVOS RETOS PARA LA SELECCIÓN DE REMOLACHA

Entre las enfermedades que afectan a la remolacha, la virosis de la Rizomanía, ocupa el primer lugar por su extensión y su gravedad. Es cierto que gracias a la selección de variedades tolerantes a Rizomanía, actualmente es un problema resuelto, pero nuevas razas o mutaciones del virus, han aparecido y pueden poner en riesgo el espectacular aumento de rendimientos de las últimas décadas ya que en ausencia de variedades resistentes, se pueden reducir los rendimientos hasta un 40 %.

 

INFECCIÓN DE LA ENFERMEDAD

La enfermedad se transmite a través de un hongo del suelo el Polimixa Betae, se encuentra en todos los suelos y en condiciones normales no supone ningún riesgo, pero si el virus está presente, lo introduce en las raíces de la remolacha donde se multiplica quedando en los restos del cultivo y conservándose en las esporas del hongo durante años. Hasta tal punto, que una parcela positiva en Rizomanía jamás se verá libre del virus. En los restos de las raicillas que quedan en el suelo, el hongo produce sus órganos reproductivos. En función de las condiciones climatológicas, se producen esporas persistentes, capaces de estar en estado de latencia durante años. Con las condiciones adecuadas las esporas germinan en forma de zoo esporas flageladas que infectan las raíces de la remolacha. El hongo alcanza su óptimo desarrollo con temperaturas del suelo de 25º, pero las zoosporas se activan en condiciones de humedad, a 15º C.

ES_2017Rizomania_1

Ciclo infectivo del hongo Polimixa betae, las esporas tienen una larga persistencia en el suelo. Cualdo germinan se convierten en zooesporas flageladas que Infectan las raicillas laterales de la remolacha y sirven de vector del virus de la rizomanía. En ausencia de virus el hongo no tiene efectos perjudiciales para el cultivo de la remolacha.

 

TRANSMISIÓN DE LA RIZOMANÍA

La transmisión de unas parcelas a otras se produce físicamente, por transporte de suelo infectado. Este suelo se transporta por la maquinaria, tractores, cosechadoras, transporte de cultivos con tierra, como patatas o remolacha, escorrentía de la lluvia o polvo arrastrado por el viento. Las enmiendas con tierra y rabillos de azucarera también pueden esparcir la virosis. En ningún caso es factible la transmisión por la semilla de remolacha.

 

SINTOMAS DE LA RIZOMANÍA

Los síntomas típicos:

Amarillez, similar a la que se produce por falta de Nitrógeno, pero diferente a la típica amarillez virosa, transmitida por pulgones, en este último caso las hojas amarillas se muestran tensas y crujientes cuando se las aprieta. La amarillez empieza en corros más o menos amplios, aunque finalmente acaba afectando a toda la parcela.

Barba de raíz, se produce un incremento de raicillas, parecido a un ataque de nematodos. Al corte, la raíz principal presenta oscurecimiento de los vasos conductores. La remolacha tiene una forma esférica abotijada bastante típica.

Calidad industrial y polarización, ambas se ven reducidas considerablemente, la bajada en polarización es una pérdida directa para el cultivador, pero la degradación de la calidad industrial por aumento del contenido de sodio y reducción de los alfa-aminos, reduce la extracción de azúcar en las fábricas.

Confirmación por análisis, el test ELISA es la forma de confirmar la infección por Rizomanía. Este test se realiza sobre tejido de remolacha. Si se hace con una muestra de suelo es necesario sembrar remolacha en la muestra y analizar las plántulas. El test se basa en la reacción antígeno-anticuerpo que produce la presencia del virus en un suero animal. Como se ve, es relativamente complicado y no es un test fácil de realizar a gran escala.

ES_2017Rizomania_2

Parcela con fuerte ataque de Rizomanía en Pedrosa del Rey (Valladolid) 2 surcos centrales de HENDRIKA KWS variedad tipo Rizomanía 2.0. Estos surcos tenían mayor rendimiento, hasta 2º más de polarización y mejor calidad industrial.

ES_2017Rizomania_3

Foto de la campaña 2014 en Tardáguilas,  Salamanca, remolachas con fuertes síntomas de Rizomanía, abotijadas y con numerosas raicillas. En la parcela se observaban rodales más o menos afectados con estos síntomas. No todas las variedades actuales tienen capacidad para tolerar los nuevos tipos de Rizomanía.

 

 
KWS